Costas

De EnjWiki


Ver También: Casación, Costas Competencia, Costas Desistimiento Honorarios Seguro de Responsabilidad para vehículos, Costas

Tabla de contenidos

Jurisprudencia

Acumulación

Cuando el tribunal se desapodera del fondo y ordena el envío del expediente al Procurador General, para que apodere la Cámara Penal correspondiente, debe condenar al pago de las costas, si se le hace el pedimento y no puede reservarlas para que sigan la suerte de lo principal.[1]

La primera demanda se frustró en base a una excepción de incompetencia a la que dio asentimiento el demandante. Dentro de un mes se repitió la demanda ante el tribunal correcto. El demandado pide sus costas del primer proceso. El Artículo 130 Código Procedimiento Civil prescribe dos soluciones: si el demandante deja pasar un mes sin iniciar nueva demanda, las costas de la primera demanda se hacen exigibles y se independizan de las costas de la segunda demanda; si la segunda demanda es introducida dentro del mes, las costas de ambas demandas son exigibles después de que recaiga sobre el fondo sentencia definitiva. En este caso las costas de la primera fase quedaron acumuladas.[2]

Compensación

Si nadie sucumbe, se compensan las costas.[3]

Cuando ambas partes han sucumbido en algunas de sus conclusiones, las costas pueden ser compensadas total o parcialmente.[4]

La compensación de costas envuelve implícitamente una recíproca condenación al pago de éstas.[5]

Si una parte sucumbe en un incidente relativo a una cuestión procesal y el Juez reserva las costas, si esa misma parte obtiene ganancia de causa, se pueden compensar las costas.[6]

Cuando ambas partes sucumben en parte, los Jueces tienen un poder discrecional para repartir las costas entre ellas o condenar a una de ellas a la totalidad y las decisiones que pronuncien al respecto no necesitan motivarse.[7]

Condena no Recurrida

Si el demandado fue condenado al pago de las costas en Primera Instancia, pero no apeló contra esta condenación y fue condenado de nuevo al pago de costas en apelación, al casarse la sentencia de apelación procede suprimir la condenación sólo en lo relativo a las costas de esa instancia.[8]

Cosa Juzgada

El estado de costas y honorarios sólo adquiere la autoridad de cosa juzgada cuando se hace contencioso y es fallado definitivamente o cuando es ejecutado.[9]

Cuando debe o no debe condenarse a su pago

Si la parte civil hace defecto en apelación y allí el prevenido es descargado, debe condenarse a dicha parte civil a las costas.[10]

La compañía de seguros que apeló y en audiencia concluyó en apelación que se confirme en todas sus partes la sentencia de primera instancia, hizo incurrir en gastos a la parte civil y debe pagar las costas civiles del proceso, pues sus conclusiones equivalen a un desistimiento.[11]

Si una parte apodera a un tribunal incompetente y hace incurrir al demandado en gastos, debe ser condenado al pago de las costas en esa fase del litigio, aún cuando haya estado de acuerdo en que el tribunal era incompetente.[12]

El hecho de que la parte civil constituida sucumba en su pretensión de que se declare vencida la fianza bajo la cual el prevenido salió en libertad, no autoriza al tribunal a compensar las costas frente a la compañía aseguradora, que sucumbió completamente.[13]

Cuando se declara nulo un emplazamiento cuya irregularidad se debe a la culpa del alguacil, no es correcto descargar a la parte perdidosa del pago de las costas, sino que debe condenársela, sin perjuicio de su derecho de reembolso frente al alguacil. (Artículo 71 Código Procedimiento Civil)[14]

La Corte obró correctamente al resolver sobre la admisibilidad del recurso de oposición al mismo tiempo que sobre el fondo, y condenar a los intimantes al pago de las costas por haber sufrido pérdida de causa en cuanto al fondo, a pesar de que ganaron el punto relativo a la admisibilidad de su recurso.[15]

Si solamente el comitente fue condenado al pago de la indemnización, es improcedente imponer las costas e intereses a cargo del prevenido.[16]

Es obligatorio condenar al pago de costas al responsable de los daños, aún cuando el reclamante no haya obtenido la cantidad a que aspiraba.[17] [18] [19] [20] [21]

Cuando la intervención del acreedor en la partición hereditaria (Artículo 882 Código Civil) es provocada por la falta del deudor, las costas deben ponerse a cargo de la herencia cuando se piden.[22]

Las costas se ponen a cargo del demandado aun cuando haya ofrecido pagar una parte de la reclamación, quedando un punto controvertido en cuanto a la duración del empleo de la trabajadora despedida, que fue resuelto a su favor.[23]

Es obligatorio condenar al pago de costas al responsable de los daños, aun cuando el reclamante no haya obtenido la cantidad a que aspiraba.[24]

El hecho de que el trabajador siga aspirando a las prestaciones inicialmente reclamadas y no las obtenga, no lo convierte en parte perdidosa, si el patrono, también apelante, le sigue discutiendo su derecho. Si bien en este caso las costas podrían ser compensadas, como ello es facultativo para el Tribunal (Artículo 131 Código Procedimiento Civil), se pueden poner todas a cargo del patrono.[25]

El Juez puede condenar a una sola parte al pago de las costas, aun en el caso de que ambas partes sucumben.[26]

No puede condenarse al pago de costas a una persona que no figuraba como parte en esa instancia.[27]

Establecido el derecho a indemnización, el hecho de que la evaluación resulte inferior a lo reclamado no constituye una sucumbencia parcial que autorice al Juez a compensar las costas.[28]

La exención de impuestos y honorarios establecida en la Ley No.344 del 1943 sobre expropiación rige distinta a los procesos de confiscación de bienes bajo la Ley No. 5924 del 1962, que en su Artículo 23 in fine refiere la facultad de los tribunales para compensar las costas.[29]

Procede la condenación porque la actual recurrente resultó perdidosa por haberse rechazado sus pretensiones.[30]

No puede condenarse en costas a una parte que no ha sucumbido.[31]

Cuando puede condenarse a su pago

Si sucumbe una parte en la mayor parte de sus conclusiones, es facultativo para el Juez condenarla al pago de todas las costas.[32] [33]

Si el demandante pide una cantidad mayor de la que se le fija en la sentencia, el Juez puede condenar al demandado al pago de las costas.[34] [35]

Cuando hay falta de ambas partes, de modo que el prevenido no responde más que de una parte de los daños sufridos por el agraviado, el prevenido debe soportar las costas.[36] [37]

Si la indemnización acordada en primera instancia es reducida en apelación en contra del pedimento del agraviado, y la otra parte sigue discutiendo su derecho a ser indemnizado total o parcialmente, aunque las costas pueden ser compensadas (Artículo 131 Código Procedimiento Civil), también puede el Juez condenar a su pago a la parte responsable.[38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46]

El hecho de que la parte civil apele para obtener una indemnización mayor y no la obtenga no la convierte en parte sucumbiente frente a la otra parte que negó totalmente su responsabilidad.[47] [48]

Si la parte demandante pidió dos indemnizaciones pero recibió una sola, el tribunal puede imponer la totalidad de las costas a la parte demandada.[49]

Cuando pronuncia el descargo del recurso de apelación por falta de conclusión del apelante, el Juez puede condenar al apelante al pago de costas.[50]

Debe sobreseerse la aprobación del estado de costas hasta que la Suprema Corte de Justicia falle el recurso de casación, porque las costas no son exigibles sino después de que recaiga sentencia sobre el fondo. (Ley No. 507 de 1941, que modifica el Artículo 130 del Código Procedimiento Civil.[51]

Se ordenó la suspensión sin fianza de la venta de los bienes embargados en virtud de una demanda en nulidad de embargo. De ahí no se sigue que la ejecución del estado de costas y honorarios sea también suspendida sin fianza, ya que se trata de asuntos distintos del proceso.[52]

Las aseguradoras no pueden ser condenadas directamente al pago de las costas cuando defienden a sus asegurados (Ley No. 4117 de 1955) pero sí cuando actúan en su exclusivo interés, alegando que el riesgo está excluido de la póliza.[53]

Al sucumbir una parte, debe ser condenada al pago de las costas (Artículo 130 Código Procedimiento Civil), aun cuando, al momento en que propuso el medio de inadmisión (falta de notificación del recurso de apelación), éste hubiese prosperado, y fue cubierto posteriormente mediante depósito de la notificación.[54]

Al no haber solicitado los recurridos que los recurrentes fueran condenados al pago de las costas, no procede imponer de oficio tal condenación.[55] [56] [57]

Distracción

Si después de dictada la sentencia, pero sin que se haya notificado, la parte gananciosa celebra transacción, no desaparece el derecho del abogado a los honorarios.[58]

El abogado distraccionario tiene suficiente interés para intervenir en casación para discutir las costas, no obstante no haber sido parte ante los Jueces de fondo.[59]

El Artículo 5 de la Ley No. 302 de 1964 dispone que los abogados que postulan en materia laboral tienen derecho a honorarios y por tanto a pedir su distracción.[60] [61]

Si el abogado pide la distracción de las costas sin afirmar, como le exige el Artículo 133 Código Procedimiento Civil, que las ha avanzado en su mayor parte, es erróneo ordenar la distracción en su provecho.[62] [63]

Ejecución de Estados de Costas

Los estados de costas y honorarios, regularmente aprobados por Juez competente, constituyen un título ejecutivo.[64]

Para practicar medidas de ejecución contra la parte adversa, es necesario que el abogado afirme haber avanzado las costas y que la distracción en su provecho haya sido pronunciada por sentencia. No basta que el estado de costas haya sido aprobado en su cuantía por el Juez, pues su sola aprobación no significa una orden de distracción.[65]

El embargo para pagar costas no puede hacerse ejecutivo hasta tanto la sentencia sobre el fondo adquiera carácter de cosa juzgada. El guardián puede por tanto negarse a entregar los efectos embargados hasta ese momento.[66]

Un estado de costas y honorarios sólo adquiere la autoridad de cosa juzgada cuando se hace contencioso y es fallado definitivamente.[67]

El pago de las costas no puede exigirse sino después que recaiga sentencia sobre el fondo que haya adquirido la fuerza de la cosa juzgada. (Artículo 130 Código Procedimiento Civil) El abogado favorecido por una sentencia revocable que ordena la distracción de las costas a su favor puede realizar medidas conservatorias, pero no ejecutorias. Con la revocación de esa sentencia desaparece el derecho a los gastos y honorarios.[68]

Impugnación: Procedimiento

La citación para la audiencia de impugnación de honorarios y costas debe esperar que el Secretario la envíe con tiempo suficiente por correo certificado, para que las partes puedan comparecer y presentar sus conclusiones.[69]

El impugnante debe dar fundamentos de su impugnación respecto de cada partida, lo que obliga al tribunal a dar motivos partida por partida.[70] [71] [72]

Al no comparecer la empresa recurrente a la audiencia fijada para conocer de su recurso de impugnación del Estado de Gastos y Honorarios aprobado por el Presidente de la Corte, fue condenada en defecto. Al darse cuenta que no existía en esa materia el recurso de oposición, la recurrente apoderó a la Corte mediante nueva instancia. En esta situación el fallo inicial era cosa juzgada. Si bien la empresa no podía interponer el recurso de oposición, por prohibirlo el Artículo 11 de la Ley No. 302 de 1962 sobre Honorarios de los Abogados, pudo impugnar dicho fallo en casación, lo que no hizo.[73]

En caso de impugnación ante la Suprema Corte de Justicia de un estado de gastos y honorarios aprobado por su Presidente, el impugnante debe indicar las partidas con que no está conforme y exponer las razones en que se funda.[74]

Las que son imponibles a la parte sucumbiente

La comunicación que hace el abogado a su cliente, informándole el resultado de sus diligencias judiciales no es imponible a la parte sucumbiente.[75]

No deben entrar en tasación los gastos de traslado fuera de los absolutamente necesarios: los traslados para obtener fijación de audiencia, retirar copias de sentencias no pueden dar lugar a vacaciones cobrables a la parte sucumbiente.[76]

El abogado de la parte ganancioso no puede cobrar honorarios por el estudio del expediente que realiza a fin de preparar el mismo estado de gastos y honorarios.[77]

Materias en que no se condena al pago de costas

En litigios contencioso-administrativos no procede en ningún caso la condenación en costas. (Ley No. 1494 de 1947, Artículo 60 agregado).[78] [79]

Si la demandada en partición de una herencia apela, pero no comparece a sostener su apelación, interpone oposición y tampoco comparece, se justifica la decisión de condenarla al pago de las costas, en vez de imputarlas a los gastos de la partición. (Sin embargo, la Suprema Corte de Justicia compensó las costas de la casación.)[80]

En materia penal el Estado recurrente no puede ser condenado en costas.[81]

En materia de tierras, el Artículo 18 de la Ley No. 302 de 1964 remite a la ley que reglamenta el contrato de cuota litis, contrato que es ejecutorio solamente contra la persona con quien se ha convenido. Por tanto no existe verdadera excepción al Artículo 67 Ley Registro Título, que prohíbe la condenación de costas en esa jurisdicción.[82]

Motivos

Compete al poder soberano de los Jueces de fondo declarar cuál de las partes sucumbe, cuando no incurre en desnaturalización. Ni la condenación al pago de las costas ni la negativa de compensarlas necesita motivarse especialmente.[83]

Parte Civilmente Responsable

Ver También: Seguro de Responsabilidad para vehículos, Costas

Puede condenarse al pago de costas tanto al prevenido como a la parte civilmente responsable.[84] [85]

Recurso: “el tribunal Inmediato Superior”

Para recurrir contra una liquidación de honorarios y gastos aprobados por el Presidente de la Corte de Apelación, el tribunal inmediato superior (Artículo 11 Ley No. 302 de 1964) es la Corte en pleno y no la Suprema Corte de Justicia. La interpretación contraria privaría a la parte perjudicada del recurso de casación.[86]

El tribunal inmediato superior al Presidente de la Cámara de Trabajo del Distrito Nacional es la Corte de Apelación.[87]

Para impugnar un estado de liquidación de honorarios debe acudirse al tribunal inmediato superior (Artículo 11, Ley No. 302 de 1964). De esta disposición resulta que los estados de gastos y honorarios aprobados por el Presidente del Tribunal Superior Tierras deben conocerse por este Tribunal regularmente constituido. Si la sentencia dictada por este Tribunal no es firmada más que por su Presidente, debe ser casada, porque no hay constancia de que los demás Jueces conocieran de la impugnación.[88]

Cuando la parte condenada al pago de las costas impugna un estado de gastos y honorarios aprobado por el tribunal de primer grado, debe agotar el procedimiento establecido en los Artículos 9 y 11 de la Ley No. 302 sobre Honorarios de Abogados y no interponer un recurso de apelación ordinario, pues éste es inadmisible.[89]

Reservación

Aún cuando una parte pide que se condene a la otra a las costas de un incidente, el Juez puede reservarlas sin dar motivo.[90]

El más simple examen del Artículo 130 Código Procedimiento Civil hace evidente que su parte final establece una regla concebida para casos en que la demanda se frustra por alguna razón procedimental, como la incompetencia del tribunal. Frente a esta situación el legislador prescribe dos soluciones: si el demandante frustrado es descuidado y deja pasar un mes sin incoar nueva demanda, todo lo relativo a la primera demanda queda independizado de la segunda y las costas de la primera fase se hacen exigibles. Si, por el contrario, el demandante es diligente e introduce una nueva demanda dentro del mes, la exigibilidad de las costas queda en suspenso hasta que recaiga sentencia irrevocable sobre el fondo.[91]

Aunque fuera cierto que el Juez a quo estaba apoderado de una demanda principal, no dependiendo de ninguna otra, la consecuencia de haber reservado las costas es la misma que si se hubieran compensando, como pretendía el demandante, hecho que carece de trascendencia para ser sometido como medio de casación.[92]

Revocación

La condenación en costas a favor del demandante dispuesta por el tribunal de primer grado quedó sin efecto por la sentencia de apelación que la revocó. Por eso, y porque el demandante no las había solicitado, la Corte de Apelación no podía condenar al apelante al pago de las costas de primer grado.[93]

Son de Interés Privado

No puede pronunciarse de oficio la condenación al pago de costas.[94] [95]

En materia laboral las costas son de interés privado y el Juez no puede condenar a su pago a menos que la otra parte lo haya pedido.[96] [97]

En caso de desistimiento, si el prevenido no pide la condenación en costas del desistente (Artículo 403 Código Procedimiento Civil), como se trata de un interés particular, procede no estatuir sobre las costas.[98]

Si la compañía afianzadora, que resultó gananciosa en lo referente al vencimiento de la fianza, no solicitó la condenación en costas de la parte civil, no debe pronunciarse tal condenación a pedimento del Ministerio Público, pues se trata de un interés privado.[99]

Si el tribunal condena al pago de las costas sin que se haya solicitado, estatuye extra petita, por lo que en ese punto la sentencia debe ser casada por vía de supresión y sin envío.[100]

No se puede condenar de oficio al pago de las costas, ni aun en materia laboral.[101]

Doctrina

  • RIVAS P., Mairení. Las costas judiciales y el seguro de vehículo. En: Juris-Seguros, 1(4): 1-2. Santo Domingo: abril de 1994.
  • GUZMÁN R., Basilio. De las costas incidentales en el embargo inmobiliario. En: Revista de Ciencias Jurídicas, 3(19): 12-15. Santo Domingo: septiembre-octubre de 1994.

Referencia

  1. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 864. Año 2329º
  2. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 898. Año 2106º
  3. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 713. Año 810º
  4. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 720. Año 2766º
  5. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 753. Año 2513º
  6. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 754. Año 2902º
  7. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 854. Año 33º
  8. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 786. Año 890º,933º
  9. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 878. Año 55º
  10. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 722. Año 205º
  11. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 755. Año 3295º
  12. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 762. Año 1421º
  13. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 763. Año 1734º
  14. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 774. Año 844º
  15. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 776. Año 1385º
  16. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 788. Año 1119º
  17. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 801. Año 1364º
  18. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 805. Año 2419º
  19. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 807. Año 222º
  20. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 812. Año 1436º
  21. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 817. Año 2567º,2584º
  22. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 815. Año 2067º
  23. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 838. Año 1897º
  24. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 849. Año 1917º
  25. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 883. Año 1411º
  26. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 895. Año 1441º
  27. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 897. Año 1886º
  28. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 901. Año 3072º
  29. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1061. Año 36º
  30. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1062. Año 957º
  31. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1063. Año 132º
  32. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 723. Año 365º
  33. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 744. Año 2922º
  34. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 725. Año 903º
  35. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 762. Año 1174º,1190º (Nota: Esta jurisprudencia ha sido modificada. La condena al pago de costas es obligatoria, no ya facultativa. V. tesis “Es obligatorio condenar a costas, etc.” bajo Costas, Cuando debe o no debe condenarse a su pago)
  36. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 753. Año 2513º
  37. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 759. Año 482º
  38. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 754. Año 2872º
  39. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 755. Año 3037º
  40. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 756. Año 3583º
  41. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 760. Año 666º
  42. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 761. Año 1076º
  43. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 763. Año 1506º
  44. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 766. Año 2436º
  45. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 771. Año 186º
  46. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 794. Año 109º
  47. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 755. Año 3199º
  48. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 824. Año 1297º
  49. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 788. Año 1234º
  50. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 928. Año 301º
  51. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 952. Año 402º
  52. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 952. Año 405º
  53. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 969. Año 991º
  54. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1047. Año 79º
  55. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1048. Año 572º
  56. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1058. Año 538º
  57. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1058. Año 550º
  58. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 737. Año 971º
  59. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 755. Año 3084º
  60. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 756. Año 3511º
  61. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 774. Año 918º
  62. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 759. Año 483º
  63. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 876. Año 3479º
  64. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 736. Año 454º
  65. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 764. Año 2030º
  66. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 783. Año 206º
  67. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 806. Año 107º
  68. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1053. Año 26º
  69. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 712. Año 411º
  70. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 737. Año 972º
  71. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 760. Año 645º
  72. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 761. Año 973º
  73. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 804. Año 2176º, 2181º
  74. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 888. Año 3099º
  75. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 744. Año 2919º
  76. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 744. Año 2921º
  77. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 744. Año 2921º
  78. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 722. Año 5º
  79. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 828. Año 2323º
  80. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 755. Año 3227º
  81. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 771. Año 231º
  82. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 781. Año 2555º
  83. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 803. Año 1871º
  84. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 808. Año 524º
  85. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 808. Año 580º
  86. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 716. Año 1517º
  87. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 719. Año 2474º
  88. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 773. Año 601º
  89. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1060. Año 90º
  90. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 752. Año 2067º
  91. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 764. Año 2031º
  92. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1065. Año 717º
  93. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1056. Año 466º
  94. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 712. Año 487º
  95. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 771. Año 185º
  96. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 752. Año 2067º
  97. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 804. Año 2303º
  98. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 760. Año 720º
  99. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 764. Año 1833º
  100. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 799. Año 1008º
  101. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 846. Año 924º

Bibliográfica

  • HEADRICK, William C. Compendio Jurídico Dominicano: Jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia durante el período 1970-1998 e índice de la legislación vigente en la República Dominicana. 2 ed. Santo Domingo: Editora Taller, 2000. 503p

--Escuela Nacional de la Judicatura/Aneudy Berliza 08:07 19 ago 2009 (MST)


Herramientas personales
Crear un libro
Herramientas