Especial para las Madres

Familia MagistradaFrinette PadillaLuego, en 1995, llegó la dulzura de María Alexandra, que hoy tiene 13 años. “Es la encargada administrativa de la casa, como yo le digo, muy cariñosa e inteligente, además de mandona. Termina el octavo y está loca por entrar a bachillerato e iniciar su adolescencia. Mi vida con mis hijas ha sido intensa, de lucha, pero cargada de amor por ambos lados”.

¿Cómo describe usted la relación con sus hijas?  De mucha confianza, respeto, cariño, fortaleza, unión, tolerancia, imposición a veces, y ejemplo de ambos lados. El aprendizaje ha sido constructivo.

Ser juez es un ejercicio que demanda mucho tiempo. ¿Cómo divide usted su vida entre sus funciones de Jueza y Madre? La función de juzgador requiere de tiempo, no sólo para realizar la actividad sino también para estudiar y mantenerse al día con los nuevos tiempos; sin embargo las madres estamos en el deber y obligación por sobre todas las cosas de dedicar un tiempo de calidad cada día para nuestros hijos. En mi caso, mi día se inicia a las 6:00 de la mañana y termina después de las once de la noche, habitualmente. Estoy pendiente de sus actividades antes y durante el día. Personalmente, al iniciar la mañana; por teléfono en horas de la tarde y, en la noche, hasta que sea necesario. Para las madres no hay lugar para decir no tengo tiempo. Para los hijos siempre lo hay.

Una anécdota:
Cuando me ascendieron a Juez del Tribunal Contencioso Tributario y Administrativo, la sorpresa fue tan grande que todos nos pusimos a llorar, de alegría por una parte y de tristeza por nuestros amores en Baní.

Magistrada Elka Reyes:
Juez Juzgado de la Instrucción  de la Tercera Circunscripción

 

Diría que toda mujer sabe que Dios la ha bendecido cuando nos permite traer al mundo a un ser semejante a Él”.

En principio, el rol de madre la asustaba. Hasta la llegada de su primer hijo creía no estar preparada para ello. Pero en el difícil aprendizaje de la maternidad comprendió que, a pesar del sacrificio, ser madre era un oficio compensado por múltiples satisfacciones.

¿Cómo hace usted para dividirse entre sus funciones de Jueza y Madre?  Me organizo muy bien para poder cumplir con todas mis obligaciones, ya que en mi caso, además de madre y jueza, soy docente y estudiante. Para mi la clave está en la organización y en la disciplina.

¿Cómo describe usted la relación con sus hijos? Me atrevería a decir que excelente. Tenemos una relación de respeto, confianza, solidaridad, pero sobre todo tenemos un catálogo de reglas claras, que deben respetarse.

Una anécdota:

Siempre he tratado de mantener separado mi trabajo profesional de mi vida familiar. A mis hijos nunca les hablaba de mi trabajo profesional pero, en una ocasión en la cual fui apoderada de un proceso de gran interés social, mi nombre se mencionó en los noticieros de radio y televisión, también en los periódicos. Ese día, cuando llegué a la casa, mis hijos en lugar de decirme “Hola mami” y besarme la mano, me saludaron diciendo “Buenas noches, honorable magistrada”. Me quedé anonadada. Lo peor de todo es que no había forma de que me volvieran decir mami. Sólo cuando les dije que si volvían a llamarme “Honorable Magistrada”, iban ha estar dos semanas sin ver TV y además no iban a acompañarme a ningún lado, pude recuperar mi nombre dentro del hogar. 

Elka Reyes explica: "A las madres de este siglo nos espera un gran reto. Nuestros hijos tienen una capacidad increíble para asimilar, conocer y manejar este mundo tecnológico. Son capaces de entender en segundos lo que a nosotros nos toma días. Esto los hace más independientes, y esa independencia, unida a una serie de aspectos negativos de la sociedad como la violencia, la poca formación religiosa, la desintegración de la familia cómo célula primordial de la sociedad, la pérdida de valores y la falta de ideales, entre otros, nos obliga a dedicar un 200% de nuestras energías para tratar de hacer de nuestros hijos hombres y mujeres de bien."

Ambas Magistradas coinciden en que una formación familiar sólida es la base indispensable para que las futuras madres asuman no sólo el reto de la maternidad sino el de la formación de hogares sólidos y ejemplares. Consideran que les espera un gran desafío, sobre todo por tener que enfrentar un mundo en constante cambio, asediado por conductas negativas.

Código QR, Escanear
Calle César Nicolás Penson #59, Gazcue, Santo Domingo, D.N., República Dominicana. 
Tel. (809) 686-0672 | Fax. (809) 686-1101 | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. © 2013 by Infoservices SRL
Contáctenos FAQ Mapa del Sitio
Portal ENJ - Portal de la Escuela Nacional de la Judicatura para toda la comunidad jurídica nacional e internacional.